Tierra de andanzas

Macarena Martín

 

 

DEJADME LLORAR

 
La más bella niña de nuestro lugar,
hoy viuda y sola y ayer por casar,
viendo que sus ojos a la guerra van,
a su madre dice que escucha su mal:
 
Dejadme llorar, orillas del mar…
 
Pues me distes, madre, en tan tierna edad
tan corto el placer, tan largo el penar,
y me cautivastes de quien hoy se va
y lleva las llaves de mi libertad,
 
Dejadme llorar, orillas del mar…
 
En llorar conviertan mis ojos de hoy más
el sabroso oficio del dulce mirar,
pues que no se pueden mejor ocupar
yéndose a la guerra quien era mi paz,
 
Dejadme llorar, orillas del mar…
 
Váyanse las noches, pues ido se han
los ojos que hacían, los míos velar;
váyanse, y no vean tanta soledad
después que en mi lecho sobra la mitad.
 
Dejadme llorar, orillas del mar…
 
 

LOS CONFINES DEL MAR

 
Entre la niebla la luna lo vio partir
Y tras la tormenta ya nunca salió de allí
 
Hace tiempo que se marchó 
hacia muy lejos, cuando escuchó la voz 
de una sirena que entonaba su nombre, 
cautivado, él la persiguió
 
En un navío de plata por una constelación
hasta en los confines del mar la deseó
 
El arrecife traidor su barco hacia el fondo arrastró
Junto a los corales su sueño acarició
 
Un suspiro y labios de sal
junto a los suyos en la hora final
la corriente ondeando su pelo
el delirio al que persiguió
 
En un navío de plata por una constelación
hasta en los confines del mar la deseó
 
Nunca miró hacia atrás
en su pecho de sirena quiso naufragar
Nunca pudo olvidar
el eco de su voz en la profundidad
 
 

LA GALANA Y LA MAR

 
Ya salió de la mar la galana
Ya salió de la mar la galana
Vestida de 'al y blanco, ya salió de la mar
Vestida de 'al y blanco, ya salió de la mar
 
Entre la mar I l'arena
Entre la mar I l'arena, 
Mos creció un arbol de almendra, ya salió de la mar.
Mos creció un arbol de almendra, ya salió de la mar
 
Entre la mar I el río
Entre la mar I el río, 
Vestida de'al amariyo, échate a la mar
Échate a la mar y alcánçalo, échate a la mar
 
Entre la mar I l'arena, entre la mar I l'arena,
Cresió un árvol de canela, échate a la mar
Échate a la mar y alcáçalo, échate a la mar
 
La novia ya salió del baño
La novia ya salió del baño
Y el novio ya la está esperando ya salió de la mar
Y el novio ya la está esperando, ya salió de la mar
 
Échate a la mar y alcáçalo, échate a la mar
 

 

 

LA BONA XENTE

 
Anocheció y la santa compaña va 
sembrando el silencio a su paso
el cortejo de las almas en pena 
ha llegado envuelto en sudarios
 
Un mortal porta una cruz,
te la ofrecerá
pronto serás uno de ellos
 
Andad de día, que la noche es mia...
Andad de día, que la noche es mia...
 
Se dice que si tu almas quieres salvar
un círculo debes dibujar
entra dentro y no escuches sus rezos
si se acercan responde "la cruz llevo"
 
Los espectros con su luz 
te embaucarán
sal pronto de la encrucijada
 
Andad de día, que la noche es mia...
Andad de día, que la noche es mia...
 
Está es tu cruz, ven, ven
Hacia la luz, ven ven...
 
 
Noche tras noche el incauto portador
marcha por la senda del silencio
su palidez se confunde con la luz
exhalando el último aliento
 

LA ETERNA PRIMAVERA

 
Dicen que no hablan las plantas
Ni las fuentes, ni los pájaros
Ni el onda con sus rumores
Ni con su brillo los astros
 
Lo dicen, pero no es cierto
Pues siempre cuando yo paso
De mí murmuran y exclaman:
"Ahí va la loca soñando"
 
Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera
De la vida y de los campos
 
Y ya bien pronto, bien pronto
Tendrá los cabellos canos
Y ve temblando, aterida
Que cubre la escarcha el prado
 
Hay canas en mi cabeza
Y escarcha en los prados
Pobre, incurable sonámbula
Mas yo prosigo soñando
 
Con la eterna primavera
De la vida que se apaga
Y la perenne frescura
De los campos y las almas
 
Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera
De la vida y de los campos
 
Y la perenne frescura
De los campos y las almas
Aunque los unos se agostan
Y aunque las otras se abrasan
 
Astros y fuentes y flores
No murmuréis de mis sueños
Sin ellos, ¿cómo admiraros
Ni cómo vivir sin ellos?